.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

LOLA



Parada en una esquina de la zona roja, Lola espera con dolor en los pies. Lleva más de dos horas y todavía le quedan otras dos,  tiempo necesario para poder comprar algo de comer para mañana.
La noche es peligrosa pero rinde más. Los hombres que salen de los bares, prefieren pagar por compañía antes de enfrentar  la soledad de un hogar sin una mujer.
El amor es algo descartado para ella, desconoce también la pasión. Es probable que todavía no se acostumbre, pero no tiene otra salida para matar las necesidades.
El aroma a perfume barato, apaga alientos a alcohol, palabras de desprecio y caricias no deseadas. Se entrega cada noche con la mente en blanco, tratándo de embriagárse con el propio perfume de su cuerpo. Un cuerpo mutilado por la necesidad.
        No pensar, es otra de las habilidades adquirídas con la profesión. No piensa, no duele. Vende entre las sábanas al mejor postor, lo que le queda de dignidad.
Su boca, nunca fue besada con amor. Nunca probó el dulzor de labios comprometidos. Ya no siente. No necesita. No desea. Pero su corazón, seguramente  sigue virgen, esperando.
Zapatos gastados de andar, medias corridas y una cartera raída, son sus posesiones para compartir. Lo demás, guardado como tesoro, una habitación luminosa, tal vez un jazmín florecido, fotos de un tiempo mejor, le dan la bienvenida cada noche.  Pero Lola no se rinde. Siempre puede haber un mañana mejor. ¿Puede esperar un mañana mejor?
Y yo la miro, parada en su esquina. ¿Qué más puede esperar? A veces sonríe, parece que todavía le quedan motivos para sonreir.
La bauticé Lola, e imagino su vida con sólo verla. ¿Qué es lo que cada día la lleva a vivírlo? ¿Cuáles serán sus ilusiones, si es que aún le queda tiempo para soñar? ¿Tendrá sueños?
Una mujer no se rinde nunca, pienso mientras la miro subir a un auto. Y la veo partir, con un desconocido, resignada a entregar lo poco que posee, un cuerpo gastado y un corazón que ya no siente.

8 comentarios:

Poma dijo...

Que real y triste es Lola.
Un cuerpo sin corazón , es como un zoombi.

Ara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ara dijo...

Amiga Paula; por tu forma de escribir y expresarte me es tan facil imaginar a "Lola" que me parece que la tengo enfrente de mi.
Hay muchas Lolas en este mundo, en busca de una vida mejor, llenas de coraje para continuar adelante en su camino.
A todas ellas las envio un abrazo de luz por su fortaleza y valor, con la esperanza de que encuentren una vida mejor que bien merecen.
A tí, Paula, mil besos y un inmenso abrazo. Me encanta leerte¡¡¡mil gracias.
Ara

Paula María dijo...

Gracias Poma y Ara!!

Nabulio dijo...

ey pau pau comoestas? mmmm que cosa en la tierra te llevo a describir a lola? dos cosas para decirte, es re triste lola, pero la realidad muchas veces no es toda bonita, situaciones como lola abundan y peores tambien, y por otro lado, lo relatastes de una manera que en alguna medida me apeno, lo que significa que el poder de las palabras que por aca tirastes fue bastante fuerte
la verdad te felicito, no por el tema, sino por lo que causastes a este lectr
saludos

Paula María dijo...

Hola Nabulio!!!
Sabés xqué se me ocurrió?? Porque vi la foto y se me representó lo que escribí. No tengo idea porqué, pero me imaginé a esa mujer, casi sin vida, sin sentir nada, como la de la foto.
Gracias por pasar!!!
Besos

Anónimo dijo...

Hola Paula: me encantó lo que escribiste sobre Lola, es muy triste, pero es verdad que la foto muestra eso, tristeza y una expresión de sufrimiento callado.
De paso te comento sobre lo que escribiste el 20, me gustó muchísimo y supongo que a él también, pero no me parece que quieras ser como él, vos, tenés muchísimas virtudes, que no las ves y creo que muchas veces a él le gustaría ser como vos.
Un beso grande. L.A.

Paula María dijo...

Te quiero!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...