.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Arco iris


Cuando veo todo negro, cuando creo que no hay salida, suerte o un destino feliz. Cuando la vida parece un calvario de gente atormentada y me veo entre ellos caminándo sin rumbo. Cuando la única puerta que veo es la que me lleva a bajar los brazos, resignarme, conformárme, ahí es cuando hacés tu entrada salvadora, conociéndo en detalle lo que necesito, organizándo tu vida y lo que podés de la mía. Y no te cansa ni te aburre, lo hacés solamente por mí.
Con tu autosuficiencia, me obligáste a aprender a ser yo misma. Con tu inteligencia te enfrentáste a mi inmaduréz.
Llegáste hasta donde nadie pudo y lográste transformar mis días en historias que contar. Matáste mi inercia con tu voluntad.
Cuando grité por dentro me escucháste y cuando lloré sin lágrimas lo notáste.
Aprendíste de mí  sensibilidad y yo de tu lealtad. Me has confiado todos tus secretos, yo los he omitido.
Has logrado milagros de una noche aburrida. Me has hecho feliz con algún regalo atemporal y rompiéndo mi triste rutina, cambiáste mis reglas estrictas con un viaje inesperado.
Puede sonar cursi, pero es algo que no puedo evitar al hablar de sentimientos. No sé si somos el uno para el otro pero nos complementamos.
¿Porqué no puedo ser como vos? ¿Porqué siempre tengo que estar aprendiéndo a vivir? ¿Porqué la sensibilidad no me sirve como a vos, para notar errores y pedir disculpas? ¿Porqué me falla la intuición cuando algo grande está pasando adentro tuyo?
Quiero ser como vos, el tesoro al final de mi arco iris.

9 comentarios:

Gabriel Ramírez dijo...

¿Qué tal si se lo dices a él sin literatura de por medio?

Ara dijo...

Querida amiga Paula:
Una vez más me han encantado tus palabras.
Un bello poema hacia tu compañero de camino, donde transmites ante todo agradecimiento a como él es contigo.
Cuando alguién nos quiere de esa forma, siempre nos cuestionamos de la forma que tu has hecho, si estamos dando a la altura, si la otra persona recibe lo mejor nuestro.
Estoy segura que tu para él, también eres el tesoro al final de su arco iris...

Un beso enorme, amiga Paula
Ara

Carmelo Mesa dijo...

Querida Paula.
El amor nos hace decir y sentir cosas que son fruto del arrebato de compartir tiempo y espacio con quien nos ve sin abrir los ojos, nos conoce sin decirle nada, nos habla sin pronunciar palabra.
Pero, no te olvides que él hace de espejo de lo que tú eres y todas las maravillas que nos cuentas, lo estás haciendo de ti.
Nadie escribe lo que tu escribes si no fuese que siente de la forma que que tú sientes.
No sé cómo es él pero te conozco en lo que dices y en lo que callas y en ti se encuentra el tesoro de tu arco iris.
Un beso de corazón.

Paula María dijo...

Ara y Carmelo,gracias por sus comentarios, me encantaron!
Gabriel, él ya lo sabe.
Les dejo un beso grande!!!!!

Nabulio dijo...

ey me gusto mucho, la verdad que los ultimos post estan dedicados mepa que a la parte sentimental y nose por que pero a varios nos pasa lo mismo, pero bueno, con este y con el del principito me siento muy identificado, sera por las situaciones o valla uno a saber por que
en fin siempre agradable leeerte
saludos

Nabulio dijo...

mmmmm puede ser que te estes enamorando? o todo l ocontrario? que se yo la verdad que uno lee las ultimas entradas y el movimiento personal debe de ser grande
saludos

Paula María dijo...

Hola Nabulio!! Yo ya estoy enamorada y por lo general, mi movimiento interno, siempre es grande :)
Cualquiera se puede sentir identificado con lo que escribo. Son cosas que nos pasan a todos.
Un beso

Ara dijo...

Mil besos y mil felicitaciones por sentirte tan enamorada, por tus preciosos escritos que compartes con nosotros y sobre todo por tu constante y profundo movimiento interno :))

Un abrazo enorme, Paula.
Mucha suerte haberte conocido

Paula María dijo...

Gracias Ara!!! Igualmente, es una alegría tenerte como amiga!!!
Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...