.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Espejos, sombras y ecos

Fuímos escritos para no aprendernos jamás.
Espejos, sombras y ecos. 
Espejos que confirman la realidad. Que disimulan lo ideal y lo irreal. Espejos rotos contemplando la posibilidad de juntar de a uno los pedazos. Que responden cuando no se encuentran las palabras afuera. Repletos de imágenes sin nombre. Hogar y prisión. Melancólicos compañeros desdoblados por el tiempo.
Sombras de los sentimientos. De los deseos. De los secretos. Sombras que resisten a la conciencia. Sombras sin huellas. Rehenes de un cuerpo sorprendido por la luz. Figura solitaria de ambivalencia. Melancólicas compañeras relegadas por la materia.
Ecos de una voz que no suena. De lo que imitamos. De la memoria infinita de pasados felices. De palabras contaminantes. De la respiración que se quedó sin aliento. Melancólicos compañeros de las necesidades.

Fuímos escritos para no aprendernos jamás.

8 comentarios:

Mariela Marianetti dijo...

Me encantó la profundidad del escrito. Muy interesante y filosófico, paula. un gusto visitarte. Cordiales saludos.

pluvisca dijo...

Y es que los humanos tenemos tantas carencias...

Besos

Fibonacci dijo...

Se dice que los ojos son el reflejo del alma, yo cambiaria lo de ojos y añadiria lo de espejo...me ha gustado...un besote.

Felicidad Batista dijo...

Paula, los espejos solo reflejan la representación, no quién es o cómo es. El camino hacia el aprendizaje es largo y como el horizonte se pierde en el infinito.
Un maravilloso texto para degustar en su lectura y para reflexionar después.
Un abrazo

Adriana Alba dijo...

pero podemos re-aprender, digo no?

besosss Paulita.

Alma Mateos Taborda dijo...

Maravilloso texto , profundo y real. Me ha encantado. Un abrazo

Anónimo dijo...

Pues como dicen Los Beatles..con espejos rotos You won´t see me..me ha encantao preciosa, un besazo

la MaLquEridA dijo...

No nos aprendemos porque no terminamos nunca de juntar los trozos de nuestra existencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...