.

martes, 11 de octubre de 2011

Filosofando?

¡Este es el nuevo mundo! Un aire lleno de preguntas me envuelve no menos agobiante que el de otros tiempos. Tal vez si más relajado habiendo aprendido por fin que ellas nunca dejarán de existir.
¡Si sólo aprendiera a responder en vez de preguntar! -- me repito. Porque definitivamente, soy cada día una respuesta a lo que se me presenta.
Respondo diariamente a mi conciencia y además, respondo mis ¿ cómos? Como me de más placer. Como yo quiera. Como se presente. Como sea que deba ser. Como pueda.
Respondo mis ¿cuándos? ¡Quién sabe! Tal vez nunca. En el momento menos pensado. Cuando crezca. Cuando muera. Cuando pueda.
Respondo mis ¿dóndes? Donde me lleve el viento. Donde muera el sol. Donde me sienta segura. Donde pueda.
Respondo mis ¿porqués? Porque si. Porque no. Porque nací estrella o estrellada. Porque los planetas se han alineado para que así suceda. Porque así es la vida. Porque puedo.

Y como muchos en este nuevo mundo con aires de egoísmo y demasiados "yo" se preguntan mucho más ¿cuánto?, encontrar o tratar de buscar las respuestas a las demás preguntas creo que es la última pizca filosófica y original que nos puede salvar de la deshumanización.

Aquel que tiene un "porqué" para vivir se puede enfrentar a todos los "cómos".
Friedrich Nietzsche




7 comentarios:

Tino dijo...

Nos preguntamos muchas cosas a lo largo de nuestra vida y, también se las preguntamos a los demás. Unas veces nos respondemos a nosotros mismos y esos a quienes preguntamos, contestan a nuestras preguntas. Pero la mayoría de las veces, el "ruido" de lo absurdo que nos envuelve o el sin-sentido de las respuestas, nos impiden oir lo que necesitamos escuchar.

Un abrazo, querida amiga.

Felicidad Batista dijo...

Paula, me detengo en tu profunda reflexión y recorro cada una de tus interrogantes que hago mías. Pienso, deduzco, medito y coincido que en el porqué está el punto de partida,; el cómo, el donde, el cuándo... aparecerán, los encontraremos o los inventaremos. Pero la sociedad actual, o una parte importante de ella, no medita, solo actúa, ahora y ya. No contempla la luna llena, la puesta de sol o los rojizos rayos del amanecer. Deprisa, deprisa que no hay tiempo ¿y cuándo se acabe qué queda?
Gracias por tu reflexión.
Abrazos

Lola dijo...

Qué seria de nosotros si de vez en cuando no nos parasemos a hacernos ciertas preguntas, como bien dices, la deshumanización nos amenazaría.
Pero sabes, creo que cada vez nos interrogamos más y mejor aunque a veces pueda parecer lo contrario.

Un besito, me gustaron tus reflexiones.

Mariela Marianetti dijo...

Muy profundo, Paula. Un gusto visitarte, vecina.

Cordiales saludos.

O SuSo dijo...

A veces me viene bien sacudirme las preguntas, abrir los sentidos, y sentir las respuestas, porque están ahí, encima de mi cabeza...

Un abrazo lleno de energía para ese tu nuevo mundo, sueñalo nuevo, siéntelo nuevo, vívelo nuevo!!!

pluvisca dijo...

Hola gupa, estuve de viaje, ya volví

Muy acertada la frase de Nietzsche.

El ser humano tiene una gran capacidad de autoengaño, como dice el refran, " yo me lo guiso y yo me lo como" creo que lo que vale en la vida es lo que hacemos...

Un abrazo

la MaLquEridA dijo...

Nunca hay suficientes respuestas para tantas preguntas.



Besos Paula María.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...