.

martes, 26 de julio de 2011

Cositas

__ ¿Cuántos son?  
__ Cuatro, __ respondí __ un hombre y tres mujeres.
__ Mmm, tres mujeres. Ustedes guardan todo, cartitas, recuerditos, cositas. Nos vamos a demorar más seguramente __ contestó irónico.
Y si, descubrí muchas cosas que no me acordaba que tenía, que con un placer intenso abracé aspirando pura nostalgia.
Entonces el miércoles, partí con lo básico que hay en una casa pero también con mis "cositas" al hombro, de las cuales no me quise desprender. Y sentí algo así como un destierro hacia un destino ajeno. Ajeno porque este no es el final del camino. Ajeno porque es desconocido. No tiene mis perfumes ni mis flores ni mis memorias. Eso es para mi, un lugar sin memoria.
"Cositas", pensé. Una cajita con los dientes de leche de mis hijas, cuadernos con sus primeras letras, otra caja con cartas y fotos, diarios escritos en mi adolescencia, mi vestido de novia, etc...
¿Por qué será que lo que para algunos podría ser prescindible, para mi es tan importante?
Siento que una parte de mi se apoya en el pasado aunque digan que no debería ser así. Siento que me transmite lo que fui y el porqué de lo que soy. Ahí es donde habitan mis fantasmas. Donde nacieron mis miedos. Donde moran mis felicidades más entrañables.
Mis "cositas" como dijo el señor de la mudanza, es probable que hayan vuelto a ver la luz en el mejor momento. El momento de cambiar no sólo de domicilio sino también de rumbo.

"Quise cambiar al mundo y nada cambió. Cambié yo y todo cambió."
Autor anónimo



9 comentarios:

Lola dijo...

A veces necesitamos de esos apegos para no sentirnos solos,para recordarnos de donde venimos. Sería bueno que pudiéramos desprendernos de ellos con la mayor facilidad, pero cuesta,cuesta mucho.

Te deseo lo mejor. Un beso.

SinPar dijo...

Pero cuesta mucho.

Anónimo dijo...

Pauli ...cada vez que te leo ..me identifico con tus palabras ...´muy bien !

Mariela Marianetti dijo...

Hermoso e interesante relato, Paula. Un gusto visitarte. Te dejo un abrazo.

la MaLquEridA dijo...

Esos recuerdos forman parte de lo que eres ahora Paula.





Un abrazo.

pluvisca dijo...

Creo que esas "cositas" como tu dices, nos arropan, nos hacen sentir que somos algo más que carne y huesos, que tenemos historía...

La frase anónima es muy cieta.

Me gusta el nuevo formato del blog
Besos

VANESSA dijo...

Veo que necesitas un cambio urgentemente. Puedes cambiar, respirar hondo, coger fuerzas, poner el contador a cero y empezar de nuevo...quien te quiera, seguirá acompañándote en tu nuevo camino. Y no importa q lleves las cajitas de recuerdos encima.
Besoss Paula!

Lola dijo...

De las "cositas" no se puede prescindir, esas son las que aportan la seguridad que necesitamos. Un beso enorme Paula hacia el otro lado del charco.

O SuSo dijo...

Te iba a hablar del apego, de como eso nos amarra al pasado, al que fuimos, a nuestro condicionamiento, que no nos deja ser...te iba a hablar de tantas cosas, hasta que me giré en medio de la habitación de mi adolescencia, y ví todas mis cositas...

Ánimo en este nuevo camino, eres genial, pudes seguir siéndolo, permítetelo.

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...