.

sábado, 4 de junio de 2011

Donde te necesito

A tu lado debería sentir que me desprendo de mi piel para ser aire perfumado.
Debería ser tan liviana que nada impediría mi vuelo por esas zonas vulgares que ya no se recorren.
Debería ser auténtica y no considerar los juicios que detienen mis deseos.
Podría sonreír porque no debería tener motivos para no hacerlo.
Debería tener la libertad de elegir lo que he perdido por esconder mi voz.
Podría simplemente ser para no decepcionar a mi ego.
Si tan solo estuvieras ahí, donde te necesito. Sin intentar ser mi salvación, mis palabras y mis pensamientos. Sin sofocar mis movimientos con una mirada. Sin interceder por mi en cada vacilación. Sin ser mi sombra cuando me alejo.
Podría ser a tu lado, todo lo que no imaginamos que podría ser.  Podría ser ángel o demonio. Hielo o leña ardiente. Medida o atrevida. Mujer compuesta o fiera libertina.
Si tan solo estuvieras ahí, donde te necesito. A mi lado y no sobre mi.

9 comentarios:

Adriana Alba dijo...

Tal vez deberìamos ser nosotros mismos...

en ocasiones nos comportanos como los demàs quieren que seamos

una mariposa y una cadena no son compatibles.

abrazos querida Paula

Tino dijo...

Bellísima entrada.
Un río de deseos que deberían cumplirse si él saliera de sus sombras para ver tu claridad.

Un abrazo, querida amiga.

pluvisca dijo...

Ay Paula esos "debería" hay que desterrrlos y ser tu y sentirte tu y marcar esoso límites que el oto traspasa...

Que bien expresas tu estado de ánimo!!!

Un abrazo

Lola dijo...

Y es que muchas veces llamamos amor a lo que queremos poseer. ¡GRAN ERROR!
Lo hermoso es caminar uno al lado del otro, sin interferir, sin dejarnos pisar la sombra.
Tus palabras son un clamor, una lucha por el espacio.

Te mando un abrazo.

O SuSo dijo...

Es tan difícil estar con uno mismo sin ese ego, que todo lo puede, que todo lo sabe...cuanto más si se juntan dos egos, imposible el estar ahí porque se pasa a ser, el yo soy, yo se, yo digo, yo, yo, yo.

Observándose y aceptándose, observándolo y aceptándolo...

Ánimo.

Mariela Marianetti dijo...

Cierto Ana Paula, cuántas veces podemos sentir la asfixia del amor en vez de su poder liberador. Un relato que impulsa a la reflexión. Un abrazo vecina.

Felicidad Batista dijo...

Paula, cuando el amor se convierte en posesión, en obstinada propiedad, en un mundo cerrado y sin puertas ni ventanas, es una tragedia. Supone que quien acepta atarse con cadenas renuncia a su libertad, renuncia a su ser y, entonces acontece el cautiverio.
Excelente reflexión.
Un abrazo

VANESSA dijo...

Así es, debe estar a tu lado, mires donde mires debe estar, sin preguntar, sin opinar, sin ordenar, sin pedir,..sólo estar y escuchar siempre.
Besoss!

V de Tierra dijo...

Paula cuanto tiempo sin pasar por aqui. Primero fue que no posteabas, y luego yo he andado de paseo, pero ya regrese y me alegra leerte.

A veces no nos entienden... compañia, no es sumisión... ojala que simpre este " a tu lado", y sino es el caso, se lo recuerdas!! sino lo entiende con este escrito, nos llamas!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...