.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Al márgen

Desde el puente, Nueva York pintada de gris, pierde sus límites. Pero aunque el frío y la humedad traspasa su escaso abrigo, nada se compara para ellos, como ser mendigos en la gran manzana.
Caminan acarreando bolsas con latas, un par de mantas y el recuerdo lejano de una vida acomodada. 
Un abrigo de terciopelo descolorido y los zapatos con el taco gastado, la distinguen como la dama de los cartones. Él, con algunos dientes menos, la corbata prolija y el pelo blanco de tristeza, trata de seguir complaciéndola. Sus errores pasados no le permiten más que un bombón de chocolate diario para ella, la mujer que fiel únicamente a sus principios, lo sigue. ¿A dónde? A donde el sol caliente. A donde la ciudad más linda del mundo, que alguna vez les concediera el sueño americano, los reconozca como suyos nuevamente.


C.K. : "... mientras haya en el país una persona con hambre, el gobierno va a estar en deuda..." lamento tener la certeza de que no le va a alcanzar la vida para pagar esa deuda.


10 comentarios:

Epístola Gutierrez dijo...

En sítuaciones límite, nunca sabemos cuál será el plan.
Creo que para algunos políticos es muy fácil hablar, llenarse la boca y vender una imagen. Hay frases que son inmorales, sobre todo cuando sabemos qué hay detrás del que las dice.
Te dejo un beso.

pluvisca dijo...

No se que haría, estamos tan acomodados que la situación de quedar en la calle sería un duro golpe....o eso pienso ahora pero el ser humano se adapta a todo...creo...

Ni 100 vidas para saldar la cuenta.

Un abrazo

Lola dijo...

Los gobiernos están demasiado ocupados haciendo leyes, (la mayoría inútiles)bien apoltronados en sus tronos de indiferencia.Necesitaran más de una vida para pagar la deuda...y nosotros los que miramos de reojo, no somos capaces ni de imaginar lo que haríamos en semejante situación. Yo espero no tener que comprobarlo la verdad.

Un abrazo

Mariela Marianetti dijo...

Un post muy reflexivo. Debemos intentar prepararnos para todo ya que nadie en la vida está libre de nada. Lo de los gobiernos creo que es general, todos están en deuda.

Un abrazo vecina.

Fibonacci dijo...

Yo seguiria viviendo...la globalización trae todas estas cosas, pero al menos hay libertad...prefiero pasar hambre que tener que callar...un saludo

V de Tierra dijo...

Dificilmente sera el gobierno quien nos arreglara la vida. Ninguno de los que he conocido me ha arreglado nada, mas bien me siguen perjudicando!!!

Poma dijo...

Da que pensar. No lo sé con certeza, tal vez , sólo tal vez,me haría contruiría un lugar acogedor dentro de mi.

Pd: Un saludo y beso afectuso para tí Paula.

O SuSo dijo...

Creo que por mi forma de ser si toda mi vida se acabara mañana por la mañana no sabría que hacer y me marchitaría de golpe y porrazo.
Un fuerte abrazo.
Me encanta el nuevo dibujo de portada pero la letra se lee asi como borrosilla.

Anita Noire dijo...

Yo, no sé lo que haría. Tal vez nada, intentaría seguir viviendo y dejaría una nota escrita a todos aquellos a los que quiero y no perdería ni un segundo de mi tiempo en aquellos que para nada me interesan.
Ah! y me comería un merengue. Una tontería lo sé, pero hace días que me ronda eso por la cabeza y no lo hago por aquello que va a ir directo a mi cadera.
Besos

Felicidad Batista dijo...

Paula, leemos por multitud y variadas circunstancias, pero acaso una de las que más merezca la pena sea la de detenerse y pensar, a partir de un texto, una imagen, una construcción literaria. Por desgracia el modo de vida está cambiado mucho y muy rapidamente en las sociedades industriales a raíz de la crisis económica y financiera. El Tercer Mundo no conoce las crisis, vive permanentemente instalado en ellas. Sólo cabe la solidaridad, con los desfavorecidos, desde todos los flancos. Y ante la adversidad buscar el atisbo positivo que pueda tener y luchar, luchas, luchar.
Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...