.

jueves, 28 de enero de 2010

Isla Negra




En mis vacaciones visité la casa de Pablo Neruda, a orillas de la playa en Isla Negra (Chile). Lugar rodeado de bosques con sus sombras, de magia y mucha poesía. Amante del buen vino, el mar y su mujer Matilde, supo dejar allí su huella.
Pude ver su colección de barcos en miniatura dentro de botellas. Una colección de botellas de vidrio, su sillón desgastado, una colección de caracoles y otra de mascarones de barcos. Un gran "cosista" como decía él en vez de coleccionista.
En la entrada de la casa, en una viga de madera y tallada con la punta de un cuchillo, se puede leer la frase: "Regresé de mis viajes, navegué  construyendo la alegría".
Estas campanas las usaba para avisarles a sus vecinos que había vuelto de algún viaje.


Un velero en tierra firme era el lugar en donde se sentaba a contemplar el mar y a tomar vino , y como dijo Nacho, quien tenía razón, el poeta decía que no necesitaba salir a navegar, prefería ser marinero en tierra firme.

Vi muchas cosas más, pero ese aroma a literatura, poesía amorosa y sensibilidad, me tocaron suavemente la espalda, avisándome que seguramente jamás perteneceré a ese mundo que tanto quiero y necesito.
El mundo de un verdadero escritor, apasionado por las letras que tanto me cuesta escribir, amante del vino que no tomo, capaz de seducir y hacer soñar a millones de lectores, enamorado de un mar que no alcanzo a ver.
Ni siquiera tengo un seudónimo que disfrace todo lo que no quisiera revelar. Él, Ricardo Eliécer Neftalí Reyes fue y seguirá siendo Pablo Neruda.
"Me gusta cuando callas porque estás como ausente...", en todo el silencioso recorrido, estas palabras no dejaron de sonar en mi cabeza.

martes, 26 de enero de 2010

Vuelos

Volar es acercarse al cielo del éxtasis para luego caer dulcemente en la hondura azul y fría de la conciencia.

Hay vuelos rasantes o sublimes, premeditados, ingobernables, casuales. Hay desinteresados y comprometidos. Con las alas extendidas y otros pudorosos. Decepcionantes e inolvidables.
Me poso en un rincón y miro, todavía no siento pero te veo y estudio tus movimientos. El aprendizaje es eterno. Descanso.
Alzo vuelo nuevamente, exploro y te reconozco. Me da vergüenza y miedo, pero tu compañía aleja mi desconfianza. Descanso.
El fin es poder abandonar la tierra por un momento y hacer uno el vuelo. Uno de dos.
Los hay fugaces, aburridos, intensos. Cómplices y protectores.
Yo vuelo para buscar mi alimento. No pienso, no importa si buscamos lo mismo, la idea es buscarlo juntos.
Vuelo a ciegas, borrando las inseguridades y absurdos complejos. Y no me preguntás, yo vuelo cuando quiero.
Me has vendado los ojos para que pueda imaginar el trayecto. Y me has atado de pies y manos para arrastrarme a tu antojo hacia tu vuelo. Pero mis alas continúan en movimiento, tan femeninas como precipitadas, tratando de inventar un nuevo recorrido.
Esas alas que ya no son blancas, ni tímidas, pero que necesitan seguir aprendiendo.
Única por fuera y por dentro, única en mi meta y mis sentidos. Todos mis vuelos son interesados, vuelo por mi alimento.
Cuando el instinto decae, la sangre aminora su marcha y descanso sin perder de vista mi horizonte, escribo estos versos.
Descansamos.

lunes, 18 de enero de 2010

Imposibles

En cuanto la conociste, sentiste que tu mundo daba vueltas al revés. No puede ser, jamás se fijaría en mí, te dijiste en voz alta. Pero a pesar de la diferencia, no quisiste detener la ilusión de imaginar que lo imposible tal vez podría convertirse en realidad.
Esa mujer que sin saber perturbaba tu adolescencia, pasaba a ser el centro de tus pensamientos. Esa mujer que soñabas hermosa, tal vez entre tus jóvenes brazos, esa mujer te enseñó a querer sin ser parte de tu revolución interior.
Niño adolescente de tiernos ojos celestes, tu mirada descansó en la de ella, algunos años mayor y con su corazón latiendo por un hombre de verdad.
Niño adolescente, imaginaste intenciones inventadas, una complicidad sin retorno, una correspondencia irreal. Eso es fácil para un corazón de cualquier edad, pero mucho más para una mente sin estrenar en el árido campo de los imposibles.
Imaginaste, recreaste un mundo adulto al que todavía no podés acceder. No deberías.
Te miro con el alma triste, despabilado por la realidad fría de la indiferencia. Te veo sufrir y ella, tan cerca e inalcanzable a la vez, ahora ríe de tu infantil esperanza.
Niño adolescente, no adolezcas lo imposible, que hay mucho tiempo para crecer y ser hombre. Que éste, no será tu primer dolor ni el último, aunque cueste siglos desterrárlo de tu memoria.
Y esa mujer, que ahora te ve niño, te recordará con ternura y dejará de reír tu pena.

domingo, 17 de enero de 2010

Vacaciones

Tiempo sin descanso que nos apremia a tachar de una lista, mil programas para hacer, mil libros que leer, mil charlas entre amigos.
Descanso acelerado que agota el cuerpo y paraliza la mente.
Tiempo para compartir en familia y porqué no, con doce amigos más. No es poco, no?
Ocio agotador, una nueva almohada, nuevos espacios para conquistar y un futuro viejo recuerdo más.
Excesos, trasnochadas, mucha playa y lectura liviana. Muy liviana.
Me divertí, tomé mucho sol y sostuve largas y secretas conversaciones o más bien confesiones, con mis  amigas. Si supieran todo lo que podemos hablar tres mujeres tomando un sólo café, los hombres,  hijos y  padres, tratarían de evitarlo.
Pocas caminatas, muchas calorías y el festejo de un nuevo año. El 2010, tan esperado, con la ilusión casi infantil y dulce de que será mejor que el 2009.
Extrañé mis cosas, mis espacios, mis soledades, tan invadidas como placenteras.
Necesité mi cama, mis libros subrayados y a mis tres perros.
Soñé con mi jardín y con los perfumes de mi casa, tan yo, tan míos.
Extrañé leer los escritos de mis amigos, escribir cualquier cosa y mi computadora. Vacaciones en serio.
Me divertí mucho, lo pasé buenísimo, pero necesité volver para descansar.
Nos vemos otro día!

Aclaración para los que descubrí que leen mi blog, que al no dejar comentarios, no tenía idea de que les interesaba: Las historias son pura ficción. Ficción pura, ejercitación, ideas que se me cruzan por la cabeza,.......
No he andado persiguiendo ni espiando a una prostituta, no he tenido ninguna cita en un café con un hombre desconocido, no me quiero morir al menos por ahora, no me han abandonado,......
Sí recorro mis laberintos lo mejor que puedo, es verdad que tengo tres hermanos, soy una incurable nostálgica y no quiero dejar de serlo, soy insegura, tímida, medio rara, bastante común,....
No imaginen cosas. Escribir me hace feliz, desahoga mis espacios llenos de palabras que no sé expresar hablando y tal vez  tampoco escribiendo, pero nada más que eso. Historias, relatos, delirios o como quieran llamarlos.
Gracias a todos los que se toman el tiempo para escribir lo que les pareció cada nueva entrada y a los que no escriben nada....... gracias por tomarse un tiempo para entrar a leerlas.
Los quiero!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...